H0A5484


SIEMPRE COMO NORMA GENERAL LOS NIÑOS DEBEN VIAJAR EN ASIENTOS TRASEROS Y EN UN S.R.I. ADECUADO A SU TAMAÑO Y BIEN AJUSTADO.

Son muchas las dudas que nos llegan de padres preguntando si un niño puede viajar en un vehículo ocupando la plaza delantera del copiloto en algún supuesto. A continuación aclaramos las excepciones que permite la normativa.

Partimos de la base de que no está permitido que un niño con una altura igual o inferior a 1,35 metros ocupe el asiento delantero de un vehículo. Así lo regula el Reglamento General de Conductores desde el 1 de octubre de 2015.

Incluso si viaja en una silla homologada, un menor con estatura inferior a 135 centímetros no puede viajar en el asiento delantero según establece la norma general, con las siguientes excepciones.

Hay tres excepciones a la norma

Un niño con una altura igual o inferior a 1,35 metros sólo podrá ocupar el asiento delantero de un coche o furgoneta en estos tres casos, eso sí, siempre con su correspondiente sistema de retención infantil (SRI) y con la precaución de desconectar previamente el airbag delantero del copiloto:

  • El vehículo no tiene asientos traseros. Si el coche es biplaza o la furgoneta sólo tiene una fila de asientos, el niño podrá ocupar el asiento o asientos delanteros (hay furgonetas que disponen de dos asientos para los acompañantes en la fila delantera).
  • Todos los asientos traseros están ocupados por otros menores con altura igual o inferior a 1,35 metros que viajan en una silla infantil homologada y adecuada a su talla y peso.
  • Cuando no se pueden instalar todos los SRI en los asientos traseros. Por ejemplo, si viajamos con tres niños y no se pueden instalar tres SRI en los asientos traseros; cuando el coche sólo tiene dos plazas traseras homologadas; en el caso de que viajemos en un coche muy antiguo sin cinturones de seguridad traseros; o, si por alguna razón, el fabricante del coche no permite la instalación de sillas infantiles en el asiento trasero (por ejemplo, el Nissan Micra Cabrio).

Multa por incumplir la norma

Los padres o adultos que viajen en ese momento con el niño son los responsables de que el menor viaje correctamente en el vehículo, cumpliendo todas las normas de seguridad y protección. En el supuesto de que el niño ocupe el asiento delantero en contra de lo que marca la legislación, la multa es de 200 euros e implica la pérdida de 3 puntos del carné de conducir.

Cuando el niño viaje en un taxi y VTC

 

Mientras que en los taxis y cuando el trayecto sea urbano, está permitido que los menores viajen sin silla, siempre que lo hagan en el asiento trasero y vayan sujetos con el cinturón de seguridad, en los VTC sí que es obligatorio usar la sillita, siendo responsable el adulto que acompañe al menor en ese momento.

Si un niño con una estatura menor de 135 centímetros viaja en un VTC (Uber, Cabify, etc.) sin silla infantil homologada, el tutor legal, que es el adulto que le acompañe en ese momento, se enfrentará a una multa de 200 euros. En este caso, ni el conductor ni el acompañante perderán puntos en el carné de conducir.

Niños en coche siempre protegidos

Los niños son usuarios vulnerables para cuya protección dependen de un adulto. En el caso de tener que desplazarse en un coche, debe hacerlo en un sistema de retención homologado para su peso y/o altura. También debes asegurarte que el SRI está correctamente instalado en el vehículo y que el niño va bien sujeto y abrochado.

Sigue los consejos de los expertos que te damos en el Decálogo AESVi para la Seguridad Vial Infantil