3 beach sand sea feet family holiday wave together 699822

Los meses de verano son perfectos para disfrutar de unas vacaciones en familia. En la playa, en la piscina, en la montaña… Son días divertidos para los más pequeños, pero también suelen ser días con temperaturas elevadas en los que hay que extremar los cuidados con el sol y el calor.

Proteger a los niños durante el verano es esencial para poder disfrutar del verano sin contratiempos.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), miembro de AESVi, a través de la Doctora María Jesús Esparza, pediatra de atención primaria y miembro de la European Child Safety Alliance, y la Doctora Bárbara Rubio Gribble, pediatra de atención hospitalaria, nos dan sus recomendaciones para proteger a los pequeños de situaciones como la preparación de los viajes, los cuidados ante el sol y el calor, o la correcta hidratación, entre otras cuestiones.

En verano, protege la salud de los más pequeños

El calor se convierte en un factor de riesgo para los más vulnerables, entre ellos, para los niños. Las elevadas temperaturas pueden ser fatales, sobre todo, cuando viajan en coche y el habitáculo no tiene la temperatura adecuada –se aconseja entre 21 y 23 grados centígrados-. ¿Sabías que la temperatura en el interior de un vehículo puede aumentar a 67º en sólo 15 minutos cuando fuera del coche hay 36º? Si esto ocurre, se puede producir la muerte del niño en menos de una hora.

Estas son las recomendaciones de los pediatras para proteger a los niños en verano:summer soak fun water outdoor happy bucket girl 893499

  • Ante cualquier duda o cuestión relacionada con la salud de los pequeños, acude a tu pediatra de referencia para recibir un asesoramiento personalizado.
  • Nunca, bajo ningún concepto, se debe dejar a un niño dentro del vehículo sin supervisión, aunque exista una apertura en la ventanilla, ni siquiera para hacer algún recado rápido. En los meses de calor la temperatura en el interior del coche puede subir entre 10 y 15 grados en menos de 15 minutos, y los niños pueden sufrir un golpe de calor, a veces fatal.
  • No se debe bajar la guardia en los desplazamientos cortos. Recuerda que siempre es necesario usar un SRI adecuado a la talla y peso del niño, homologado y correctamente instalado.
  • Prepara con tiempo suficiente todo lo que puedas necesitar para el periodo de vacaciones, prestando atención a lo que el niño pueda precisar durante esos días de descanso. Hacer un listado seguro que te ayuda a no dejarte nada en estos últimos días donde el estrés suele hacer acto de presencia.
  • Aunque sea un periodo corto de tiempo, si el niño está bajo tratamiento o está tomando medicación, debes consultar a tu pediatra para saber si debes tomar alguna precaución especial.
  • Siempre es recomendable disponer de un botiquín básico para el viaje y en el lugar de destino, con analgésicos, material de curas, repelente de insectos…
  • Evita salir cuando se espere un mayor volumen de tráfico (si sales en plena operación salida o retorno, consulta la previsión de tráfico…), ya que los niños “sufren” más el tiempo que están en el vehículo. Para evitar el sol y aprovechar los periodos de sueño del niño, muchas veces conviene salir a primera hora de la mañana, para que vayan el mayor tiempo dormidos.
  • Una vez en el destino: vigilar a los niños cuando estéis cargando o descargando el maletero, controlarlos en zona de piscinas, evitar exposiciones al sol en horas centrales del día y proteger la piel con ropa y/o filtro solar adecuado para la piel del niño, utilizar gafas de sol y gorros o sombreros y, para evitar el corte de digestión (hidrocusión), evitar comidas copiosas antes de bañarse y cambios bruscos de temperatura. Es importante refrescarse después de hacer ejercicio siempre antes de sumergirse en agua fría e hidratarles con agua.

Siguiendo las recomendaciones de los pediatras, los niños estarán más protegidos en verano y podréis disfrutar de unas vacaciones más seguras. 

En este enlace puedes consultar el decálogo de AESVI para viajar en coche con niños.